Presencia Global

Plataforma Disponible 24/7

+56 2 2405 4555

evalart@evalart.com

Test de Eneagrama

Share with:


El test de Eneagrama es una prueba de personalidad ampliamente utilizada. Es una prueba de respuesta forzada a 144 pares de planteamientos, se debe seleccionar al que más se acerque a la preferencia del sujeto.

El producto que se obtiene de la prueba es el reflejo de rasgos psicológicos de la personalidad. La prueba dura unos 60 minutos.

¿En qué consiste la prueba de Eneagrama?

El test parte de la supuesta premisa de que los seres humanos tenemos tres formas mayores de inteligencia: la mental, la emocional y la instintiva. 

El Eneagrama los define como  «centros» y asigna en cada uno de estos grupos tres tipos diferentes de personalidad. 

Para cada uno de los Eneatipo hay tres señales principales de personalidad: pasión, compulsión,  y virtud. La pasión sería nuestro gran defecto, La compulsión, nuestra estrategia de evasión inconsciente, mientras que la virtud nuestra principal cualidad.

Los diferentes Eneatipos

De acuerdo a la prueba, los centros mentales privilegian lo racional. Los tipos que la componen son previsores, estrategas pero también especialmente aficionados a la objetividad y la neutralidad

Eneatipo número 1: el ético

Establecen que se requiere que la ética esté permanentemente de acuerdo con los principios que se consideran buenos. Su principal defecto es la ira, aunque son particularmente buenos a nivel de compulsión para evitarla, incluso en sus aspectos útiles. Uno de sus temores es cometer errores.

Eneatipo número 2: el altruista

Este eneatipo describe un rasgo de una persona volcada hacia los demás, plena de benevolencia. En ocasiones, hasta se olvida de sí misma. Su compulsión es no tener en cuenta sus propias necesidades. Son, además, personas sinceras y comprensivas.

Muy dependientes del reconocimiento de los demás, aunque conscientes de sus cualidades. Pueden sentirse orgullosos. Para contrarrestar esto, su misión sería descubrir las alegrías de la humildad.

Eneatipo número 3: el camaleón

Tienen la capacidad de adaptarse con rapidez a  cualquier circunstancia, se sienten cómodos en la sociedad. Detrás de su ambición y su sentido de la competencia puede esconderse una huida compulsiva del fracaso. Pueden ser oportunistas. El reto del camaleón es permanecer auténtico bajo sus diversos disfraces.

Eneatipo número 4: el artista

Tienen una alta sensibilidad, como artistas rechazan la rutina. Su búsqueda se orienta a lo estético.  Una característica importante es el exceso de deseo: lo bonito, lo diferente. Tienen una creencia: “No son necesarias muchas cosas para lograr ser feliz. “

Pueden ser románticos, tímidos o caprichosos, y pueden ser altamente creativos.  Por sus características, se considera el más raro de los eneatipos.

Este eneatipo prefiere vivir el aquí y el ahora más que el futuro. Se orienta a hacerlo bien y vivir bien.

Eneatipo número 6: el observador

Mayormente retraídos, muy observadores, buscan entender a su entorno. Diseccionan y analizan los desafíos más pequeños.

Eneatipo número 6: el leal

Son muy comprometidos y se orientan generalmente a lo seguro. Frecuentemente, son personas merecedoras de confianza, muy responsables y laboriosas.

A veces parecen estar a la defensiva. Igualmente suelen ser algo indecisos y cautelosos. Pueden llegar a ser rebeldes. 

Eneatipo número 7: el entusiasta

Suelen ser muy productivos y bastante optimistas. Tienen buen sentido del humor y son prácticos. Con frecuencia tratan de tener nuevas experiencias. Pueden llegar a ser impulsivos.  Se centran en objetivos y metas dignas. También suelen ser bastante agradecidos.

Eneatipo número 8: el líder

Son independientes, les gusta el autocontrol. Son proactivos, están orientados a la acción y tienen iniciativas.  Pueden llegar a excederse y su estrategia de evitación es huir de la vulnerabilidad. Son seguros de sí mismos.

Eneatipo número 9: el pacificador

Juegan el papel de mediadores. Son tranquilos y reflexivos. Les gusta la comodidad propia y la de los demás. Evitan y previenen los conflictos, les gusta la paz. Suelen ser humildes y acomodadizos.

El centro instintivo es el de las reacciones espontáneas pero también el del análisis. Deben entender bien su entorno para tomar decisiones, aunque éstas sean rápidas. Entre este grupo podemos encontrar gente enérgica con una buena capacidad de adaptación.

Validez y precisión del test de Eneagrama

Aunque algunos puedan debatir que la prueba podría tener sus fallas, en un nivel básico, la prueba del Eneagrama puede ser útil para la autoevaluación y el autoenfoque. Muchos estudios coinciden en que este instrumento es científicamente confiable y válido como instrumento de prueba con «psicometría sólida». 

Los puntajes de confiabilidad de consistencia interna muestran que el RHETI varía de 56% a 82% de precisión  en diferentes tipos; con una precisión general promedio de 72%.

Sin embargo, existe la desventaja de que esta prueba es vaga. Los tipos de personalidad pueden ser amplios o generalizados, especialmente cuando solo se toma en consideración la personalidad básica y no las alas, las dos personalidades a cada lado del diagrama.

Igualmente, cuando se usa como una herramienta para el autoanálisis y la superación personal, el eneagrama puede ser excelente. Es importante tomar fortalezas y debilidades, buscando formas de usar las fortalezas mientras trabaja en esas debilidades en lugar de evitarlas por completo.

Beneficios del test de Eneagrama

Dentro de los beneficios destaca la determinación del tipo básico de personalidad. Igualmente, la identificación de nuestras fortalezas y debilidades.

Al identificarlos, podemos usar el conocimiento de nuestras fortalezas a nuestro favor. Encontrar trabajos que funcionen con esas fortalezas o encontrar formas de vivir que coincidan con nuestro tipo de personalidad. 

El test nos puede permitir tener consciencia de cómo podemos alcanzar nuestras metas. Al entender de muchos autores, es una muy buena herramienta para el autoanálisis y la mejora.

La prueba nos permite identificar nuestras debilidades. Aunque no nos guste conocer nuestro lado negativo, enfocarse en los aspectos en los que no somos buenos puede ser muy útil.

El hecho de que podamos identificar nuestras debilidades nos permite mejorar. Tomando conciencia de ellas podemos convertirlas en fortalezas. Además, podemos mejorar nuestras relaciones interpersonales, la comunicación y las habilidades de liderazgo.

Mitos y realidades de la prueba de Eneagrama 

Este es un test para el autoanálisis. No es un test para cambiar de personalidad. Cuando se usa de manera inadecuada, el test puede volverse muy estresante. Este suele ser el caso cuando ciertos rasgos de personalidad se consideran más beneficiosos o perfectos que otros. 

Algunos pensarán que ser devoto es mejor que ser pacificador. O ser retador es mejor que ser leal.

Muchas personas verán desventajas en algún rasgo de su personalidad. Sin embargo, el enfoque está en mejorar esos rasgos y beneficiarnos de nuestras fortalezas.