Global Presence

Platform Available 24/7

+56 2 2405 4555

evalart@evalart.com

Cultura basada en datos

Share with:


Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

En la actualidad y a lo largo de los años se ha venido fomentando la práctica de la analítica de datos en diferentes áreas de la organización, tales como finanzas, marketing y un área no menos importante y que cada vez cobra mayor relevancia, recursos humanos. Esta transición a la cual se enfrentan algunas de las empresas hace referencia a como estas adoptan un enfoque basado en datos y anclan su necesidad de gestión diaria en el uso de la infinidad de datos que puede arrojar su negocio.

 

El concepto de “cultura basada en datos” es una acepción relativamente nueva y novedosa la cual cobra gran relevancia para las organizaciones hoy en día. Las empresas desarrollan sus diferentes estrategias comerciales, administrativas, mediante la aplicación de datos. Todo mediante un entorno de trabajo coherente, estructurado que permite la toma de decisiones a través de las pruebas de datos, basadas en evidencias de los mismos y dejando a un lado el “instinto”, muy perjudicial en el rumbo de las organizaciones en ciertos momentos.

 

Los datos son un activo muy importante y pueden ofrecerles a las compañías el poder de organizarse, operar, predecir y crear valor. Para ello es necesario que la práctica esté incorporada en la cultura organizacional y que se convierta en el medio y alternativa para resolver los problemas, tomar decisiones y actuar ante diferentes escenarios que se pueden presentar en el continuo avance de las compañías.

 

Como se deja en evidencia, son muchos los beneficios que existen al incorporar una cultura basada en datos, sin embargo, conseguirla lleva tiempo, energía, recursos y principalmente disciplina. Estas transiciones culturales requieren un gran esfuerzo de todos los involucrados porque señalan un cambio dramático en la forma y la dirección que está tomando cada organización.

 

Para realizar dicho cambio es necesario que se manifieste y evidencie la necesidad de transformar la gestión hacia el uso de datos. Es importante cuestionar cómo se ha gestionado la organización y cómo se están tomando las decisiones en cada área involucrada.

 

Por otra parte, la iniciativa hacia este proceso debe estar apoyada e impulsada por los líderes formales e informales dentro de la compañía. Identificando qué datos hay, quiénes son los responsables de la gestión de esta información, el nivel actual de habilidades analíticas y las tecnologías que tienen. Haciendo un diagnóstico de la situación actual y reconociendo el norte hacia el cual van a trabajar, estableciendo las brechas a cubrir.

 

Es importante trabajar arduamente en el desarrollo de habilidades analíticas porque si la gente no sabe trabajar con datos, la organización está en problemas. Para superarlos, es pertinente ejercitarse y capacitarse en el manejo básico de datos, en técnicas de exploración y explotación y en conocimientos estadísticos básicos/intermedios aplicados a la gestión diaria.

 

En resumidas cuentas, es posible comenzar a construir un equipo basado en datos promoviendo lo siguiente:

 

  • Fomentar del uso de datos: Los colaboradores deben conocer claramente el valor del uso de los datos de manera explícita y no tener ningún tipo de restricción para acceder a ellos.

 

  • Fomentar la experimentación: Los líderes de la organización deben impulsar a sus colaboradores a incorporar los datos en su toma de decisiones del día a día, así se familiarizarán con el uso de estos y la relevancia de los mismos.

 

  • Educación en el uso de datos: El equipo debe estar capacitado sobre cómo utilizar las herramientas disponibles para acceder a los datos e interpretar los resultados.

 

  • Fomentar el pensamiento crítico: La organización debe crear un ambiente que fomente el cuestionamiento, desconfíe de la intuición y muestre un nivel saludable de escepticismo, pero por supuesto que celebre el pensamiento crítico, la curiosidad y el deseo más profundo de cuestionarlo todo.

 

La transición a una cultura basada en datos puede ser un desafío que requiere cambios organizacionales drásticos. Los datos que tenemos no son solo el resultado de la gestión de un área en particular, sino que son proporcionados por los productos y la interacción de diferentes equipos de trabajo.

 

 El uso de datos para tomar decisiones requiere que desarrollemos una comprensión profunda de la organización. Este conocimiento es el que nos permite extraer los datos adecuados en función de las necesidades y prioridades del negocio, para luego analizarlos y elegir el curso de acción más adecuado. Así es como los datos nos conducen a decisiones informadas que pueden ayudar a evitar errores basados ​​en experiencias erróneas pasadas, identificar tendencias e incluso predecir fenómenos.

 

En pocas palabras, la toma de decisiones basada en datos nos obliga a trabajar con un enfoque científico: construir una hipótesis, buscar evidencia (datos) para tratar de refutarla y sacar conclusiones válidas. Puede significar lograr resultados antes inimaginables o darte cuenta de que lo que crees que es correcto puede tener mejores alternativas con mejores resultados para tu compañía.